Todo sobre el masaje - PORTAL MASAJES

Masaje sueco

Masaje sueco

Cómo dar un masaje sueco completo

Para hacer un masaje sueco completo, es necesario entender los principales movimientos de este tipo de masaje, que es la base de muchas personas que han sido entrenadas como masajistas.


Masaje sueco

Todos los pasos para un masaje sueco

El masaje es nuestra mejor herramienta para la relajación, nos vamos a centrar en un tipo de masaje diferente. Así que, a continuación, vamos a echar un vistazo a la guía paso a paso sobre cómo hacer un masaje sueco completo.

El masaje sueco se considera la «base» de todos los aspectos de las técnicas de masaje, y aunque tiene en su nombre diferentes tipos de movimientos, curiosamente no es una técnica de Escandinavia. Su objetivo es la relajación psicofísica y la salud física.

El masaje sueco suele incluir un conjunto básico de técnicas de masaje, que es una gran parte de la base de cualquier enseñanza de masaje. Este masaje tiene seis movimientos clásicos que deben ser dominados bien para realizar un masaje sueco bien.


Seis movimientos de masaje sueco

  1. Roce: es una técnica que la mayoría de la gente puede asociar con el masaje en general y con el masaje sueco en particular. De hecho, se trata de trazos graduales en trazos largos y anchos que llegan a la superficie de diferentes partes del cuerpo para mejorar la conexión entre las diferentes partes del cuerpo.
  2. Fricción: son movimientos circulares decisivos y poderosos cuyo propósito (debido a la fricción generada) es calentar y relajar los músculos de su rigidez.
  3. Amasado: implica manipular los músculos con un movimiento similar al de amasar con una mezcla de harina y agua. Esta técnica no se dirige a ninguna zona específica, pero permite que los efectos del masaje penetren más profundamente en los músculos relajá
  4. Percusión; esta técnica consiste en pequeños golpes que llevan energía a la parte del cuerpo tratada; al mismo tiempo, se libera la tensión y la presión en la zona. Para hacer estos gestos especiales, el masajista se abrirá las manos, ya sea apretando o ahuecando las palmas.
  5. Vibraciones: esto incluye el lado de la mano, cortes en la mano, sacudidas y vibraciones rápidas de los músculos de la mano, y a veces en la punta de los dedos de la muñ El ejercicio consiste en repetir el paso hacia adelante y hacia atrás para relajar los músculos en áreas específicas.
  6. Tracción: literalmente, el masajista «tira» de los brazos, piernas y a veces de la cabeza del cliente, estirando los músculos como un estiramiento pasivo. Esta técnica se realiza siempre al final del masaje, ya que sólo se puede completar cuando los músculos se liberan de la tensión y se relajan.

Pasos para un masaje sueco completo

Ahora veamos la forma sueca de masaje, para ello también necesitará una camilla o una camilla de masaje y algunos aceites esenciales, para que el movimiento se pueda realizar mejor.

El masaje sueco se basa en los movimientos descritos anteriormente, aplicando una presión dirigida basada en el flujo sanguíneo venoso (de vuelta al corazón) y utilizando dichos gestos para estimular la circulación adecuada. Los movimientos pueden ser lentos y sutiles o intensos y tensos: todo depende del estilo personal del terapeuta y, por supuesto, de lo que quiera conseguir. Para hacer estos movimientos, se usan principalmente las manos, los antebrazos y los codos.

El propósito principal de un masaje sueco es relajar todo el cuerpo, aliviar la rigidez muscular, promover la circulación, aliviar el dolor, mejorar la oxigenación de los tejidos, expulsar toxinas y tonificar los músculos.

Una forma fácil de hacerlo es hacer que se acuesten boca abajo. Exponer una pierna, aceitarla, y luego empezar de nuevo. Siempre trata de aplicar presión desde las plantas de los pies hacia las caderas. Golpee con ambas manos y aumente la presión cuando la otra persona pregunte. Esto puede hacerse con movimientos alternados de manos y amasado. Puedes usar los codos, los tacones altos, las puntas de los dedos o los puños. También puedes tocar y acariciar sus pies. Sólo recuerda no poner ninguna fuerza detrás de tus rodillas y hazlo siempre de forma segura desde los pies hasta las caderas. Intenta no transferir la presión de tus brazos y piernas a tus manos y pies.

Dobla las piernas por las rodillas y trabaja en ellas mientras das un masaje de pies. Usando los pulgares, amase suavemente el arco y el talón del pie. Traza alrededor de la bola del pie entre el tobillo y el dedo del pie. Mételo suavemente entre los dedos de los pies. Concéntrese en el tobillo y doble el pie completamente hacia la pantorrilla y aléjelo del pie.

Cuando termines con los pies y las piernas, cubre a la persona con la sábana y frota las piernas dos veces más. Como puedes ver, hay una sensación de bloqueo en la parte inferior del cuerpo, y a medida que avanzas y profundizas, surge una conexión. Ahora detente en la cabeza y aplica el aceite de los hombros a la espalda. Con ambas manos, frota los grandes músculos de ambos lados de la columna hacia las caderas y desliza el cuello a lo largo de los lados. Puedes repetir este simple movimiento, o puedes intentar otra cosa. Amasa los grandes músculos de la parte superior del hombro. Realice el ejercicio a lo largo de los pulgares, las palmas de las manos y los nudillos en los lados izquierdo y derecho de la columna vertebral. Sólo trata de no presionarlo directamente contra tu columna vertebral. Pasa tus dedos por los omóplatos. Cúbrete las palmas de las manos con una mano o mueve los pulgares sobre las caderas.

Dale la vuelta al cliente y vuelve a centrarte en la parte delantera de la pierna. Usa los mismos movimientos que las plantas de las piernas. Recuerde mover los pies en dirección a las caderas, no en la dirección contraria. Acariciando o amasando ligeramente alrededor de la rodilla. Frota la donde se une el tobillo a la parte superior del pie con los pulgares. Mete los dedos entre los músculos de la parte superior del pie mientras frotas los dedos también puedes doblarlos y flexionarlos.

Cubre las piernas y muévete a los brazos. Levante los brazos y masajéelos suavemente con toda la mano hacia los hombros. En este punto, puedes apretar un poco más los hombros, o puedes llegar debajo del cuerpo de tu compañero y apretar entre los omóplatos y la columna vertebral. Masajea las manos igual que masajeaste los pies.

Alcanza debajo del cuello y los hombros de la persona con tus dedos y deslízalos hacia la cabeza. Haz el mismo movimiento con las palmas hacia arriba. Puedes doblar el cuello a un lado y girar la cabeza en toda la amplitud de movimiento que permita. Frota suavemente todo el cuero cabelludo con la punta de los dedos, como si aplicaras champú, e intenta mantenerlo todo unido a la vez. Para mucha gente, es lo mejor. No te pongas aceite en el pelo. También puedes masajearte la cara con las mejillas hacia arriba sin usar aceite, y otra vez sin aceite. Acaricie suavemente la frente y el entrecejo y masajee en movimientos circulares sobre las sienes.

Lo anterior son sólo algunas indicaciones, se pueden probar nuevos movimientos. El objetivo final de un masaje sueco es dar al cliente una sensación de relajación mental y bienestar físico y mejorar su salud en general. La elasticidad de las articulaciones, la tensión muscular y la flacidez, todo para una mejor condición física, no sólo para los atletas, sino también para la vida cotidiana.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    quince + quince =

    Uso de cookies

    Portal Masajes utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Más info

    ACEPTAR