Todo sobre el masaje - PORTAL MASAJES

¿Cuál es la función de un asesor empresarial?

¿Cuál es la función de un asesor empresarial?

¿Cómo puede un asesor ayudar a tu empresa?

Un asesor empresarial, también conocido como consultor, puede actuar de muchas maneras en una empresa y no sólo cuando las cosas van mal.

Una de las mejores asesorías en Getafe, JEYPA nos ofrece algunas explicaciones:

Asesor y gerente comercial: todos tienen un rol

Con salarios atractivos y consultores cada vez más cualificados, el sector de la asesoría está en auge.

El asesor es considerado a veces como el «creador», especialmente cuando se le contrata para una misión empresarial. Sin embargo, el consultor contribuye a la consecución de los objetivos fijados por la dirección, gracias a su amplia experiencia en el sector.

Las misiones del asesor deben responder a las necesidades de la empresa. Estas misiones suelen estar relacionadas con la estrategia, la organización, la gestión y las operaciones (financieras, jurídicas, comerciales, de marketing, etc.). Por lo tanto, es importante saber por qué deseas recurrir a un asesor empresarial y qué preguntas tendrá que responder a tus necesidades.


Mitos y realidades de una profesión cada vez más conocida

A menudo se cree, erróneamente, que la llamada a un asesor empresarial sólo se produce en el momento en que las cosas se vuelven realmente graves en una empresa.

El consultor sólo sería entonces un experto en situaciones de urgencia, un último recurso para dar la vuelta a un volumen de negocio en declive o evitar la quiebra.

El papel del consultor empresarial, va más allá de una simple función de ejecutor, es también acompañarte en tu proyecto empresarial, prevenir las indisposiciones que pueden afectar a tu negocio y mirar al futuro con más serenidad.

¿Su verdadero objetivo? Escuchar tus necesidades, pero también tus ideas para el futuro, y ofrecerte una visión objetiva de cómo realizar tus proyectos.

Mitos y realidades de una profesión cada vez más conocida


¿El asesor es sólo para las grandes empresas?

El otro concepto erróneo que se adhiere a la profesión de asesor empresarial es que está reservada sólo a grandes empresas, a las empresas que están en expansión que combinan tanto el presupuesto como las ambiciones para atraer la atención de clientes. ¡Gran error!

Las grandes empresas no necesitan necesariamente un asesor empresarial porque tienen suficientes gestores y expertos de todo tipo. En contra de lo que podrías pensar, las pequeñas y medianas empresas constituyen una parte importante del «objetivo» de los asesores.


¿Cómo procede el asesor empresarial?

Ser asesor empresarial significa tener una buena mente analítica y creatividad. Debe tener ciertas cualidades y tener en cuenta todos los aspectos del entorno interno/externo de la empresa.

El asesor especifica la solicitud del gerente de la empresa, se reúne con el equipo para recopilar la mayor cantidad de información en el ámbito operativo. Luego organiza su trabajo, proporcionando al gerente soluciones eficaces, se las presenta y desarrolla las acciones a realizar ya sea a largo o corto plazo.

El asesor empresarial, en función de su ámbito de intervención, puede por tanto acompañarte en todas las etapas de tu empresa, desde su creación. Ya sea un asesoramiento jurídico, contable, de gestión o fiscal, un buen asesor empresarial debe responder con precisión a tu solicitud, respetando la «filosofía» de tu empresa, y cuidando de mantener un lenguaje claro y un modo de funcionamiento comprensible para ti, en el que podrás seguir todos los pasos.

Si imaginabas que el consultor sólo hablaría  técnicamente y aplicaría los métodos prefabricados que se promocionan en los libros, te equivocas. O, al menos, esta opinión sólo es válida para los «malos» asesores empresariales.


3 cualidades que debe tener un asesor empresarial

Es cierto que el mercado de la consultoría ha sido muy radiante en los últimos años, como hemos mencionado, pero ante la creciente competencia, los asesores deben desarrollar cualidades indispensables que garanticen su éxito:

Inteligencia y adaptación

Las metáforas y analogías son populares en el sector de asesoramiento empresarial. Se puede decir que la adaptabilidad es la principal expresión de la inteligencia.

De hecho, los consultores no sólo se enfrentan a diario a empresas cuya situación y problemas son completamente diferentes, sino que también tienen que lidiar con la gestión de su propia empresa.

Un mercado en constante cambio, ventas que no despegan, insatisfacción de los clientes, etc. son elementos a los que el asesor debe adaptarse constantemente para seguir trabajando.

3 cualidades que debe tener un asesor empresarial


Energía orientada a la acción: la clave del éxito

El consultor debe acercarse a su mercado de forma agresiva y con gran poder de ataque, debe estar constantemente volcado hacia la acción, el movimiento y dedicar su energía a ello.

Acostumbrados a pensar y conceptualizar, los expertos en este campo, trabajan y pueden verse rápidamente sumergidos en pensamientos y análisis, sin llegar a hacer nada concreto.


Integridad: una cualidad bidireccional

Cuando hablamos de la integridad de un consultor, nos referimos obviamente a su integridad hacia sus clientes: confidencialidad, respeto, confianza, etc.

Un consultor debe ser como un psicólogo, y su trabajo debe basarse en los mismos principios.

Un consultor debe ser como un psiquiatra para las empresas que tiene a su cargo: lo que hace por ellas y lo que sabe de ellas debe quedar en el expediente que les concierne. Esto es obvio: sin esto, la reputación del consultor se ve rápidamente opaca.

Pero la integridad también con respecto a sí mismo: el consultor debe saber decir que no, rechazar contratos (porque le ponen en conflicto de intereses, porque requieren habilidades que no tiene, porque cree que no tiene suficiente tiempo para realizar el encargo adecuadamente, etc.) y hacerse valer.

La integridad del consultor significa también saber conservar el tiempo y la energía para dedicarlos a los proyectos (personales o profesionales) que son importantes, sin los cuales sólo es una herramienta al servicio de los demás, perdiendo así su valor añadido.


¿Los precios de las asesorías empresariales son realmente altos?

Aunque es difícil establecer una tarifa media para todos los asesores, hay una regla que debe aplicarse siempre al empresario: lo importante no es lo que cuesta el consultor, sino lo que puede aportarte. Puede tratarse de una reducción significativa de sus costes fijos, de un aumento de tus beneficios o de una mejora de la relación entre tus empleados, que a corto o medio plazo se traducirá en una mayor productividad y, por tanto, de nuevo, en un aumento positivo de tu facturación.

Lo importante para ti es tener claro lo que necesitas y asegurarte de que la factura que te presente tu asesor empresarial no sea mayor que los beneficios esperados tras su intervención.

Al igual que cualquier otro proveedor de servicios, el asesor empresarial te proporcionará un presupuesto adecuado a tu situación y a la magnitud del encargo que desees hacer.

5/5 - (22 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    dos × 3 =

    Uso de cookies

    Portal Masajes utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Más info

    ACEPTAR