Todo sobre el masaje - PORTAL MASAJES

Descubre los secretos del masaje tailandés

Descubre los secretos del masaje tailandés

Masaje Tailandés: Qué es, Cómo Practicarlo, Beneficios

 El masaje tailandés, también conocido como Nuad Thai, es una forma de arte sanativo que ha perdurado a lo largo de los siglos.

Con profundas raíces en la medicina tradicional y las prácticas espirituales del antiguo Reino de Siam, esta técnica única combina movimientos suaves, estiramientos asistidos y presiones precisas para restaurar la energía vital del cuerpo y liberar bloqueos energéticos.

Nuestros terapeutas altamente capacitados y apasionados son maestros en el arte del masaje tailandés. Con manos expertas y conocimientos profundos, te guiarán a través de una experiencia sensorial incomparable.

Cada sesión se adapta a tus necesidades individuales, combinando técnicas terapéuticas tradicionales con enfoques contemporáneos para ofrecerte un tratamiento personalizado y transformador.

Masaje Tailandés: Qué es, Cómo Practicarlo, Beneficios


Para qué sirve el masaje tailandés

Al igual que el masaje ayurvédico, el masaje chino (como, por ejemplo, el masaje Tui Na) y otros tipos de masaje oriental, el objetivo que se marca el masaje tailandés no es solo aportar beneficios a nivel físico, sino también a nivel espiritual y mental.

Las manipulaciones, de hecho, según lo previsto por la tradición, se realizan con la intención de estimular los canales de energía llamados Sen que recorren el cuerpo de cada individuo.

El masaje tailandés se enfoca en facilitar el restablecimiento del flujo de energía adecuado en el cuerpo. Según la filosofía tailandesa, cuando este flujo se ve alterado o bloqueado, puede ocasionar malestar y molestias. El objetivo de esta técnica terapéutica es eliminar los bloqueos y tensiones para permitir que la energía fluya sin obstáculos a lo largo del cuerpo, promoviendo así una sensación de bienestar y alivio.


¿Cómo se realiza el Masaje Tailandés?

El masaje tailandés se realiza tradicionalmente en el suelo, sobre un colchón especial para garantizar la comodidad de la persona masajeada.

Sin embargo, antes de comenzar el masaje, el masajista debe realizar un diagnóstico de las necesidades del paciente, con el fin de ofrecer un tratamiento personalizado destinado a satisfacer las necesidades del individuo.

El masaje tailandés no implica el uso de aceites u otras sustancias; la persona que recibe el masaje debe llevar ropa ligera y preferiblemente holgada, para no entorpecer el movimiento.

Según la tradición, al comienzo del tratamiento, el masajista debe arrodillarse junto a la persona masajeada y, manteniendo la debida concentración, debe colocar su mano derecha sobre el vientre de ésta, que estará en posición tendida.

Esta zona del cuerpo es considerada como el punto central del organismo y desde aquí se debe iniciar el masaje con movimientos lentos y ligeros que sigan el ritmo de la respiración de la persona.

Tras esta primera fase, es importante incrementar gradualmente la intensidad de las técnicas de manipulación, evitando generar dolor excesivo o sensaciones incómodas en la persona.

Más detalladamente, el masaje tailandés implica la ejecución de una serie de presiones, estiramientos, giros, extensiones, amasamientos, levantamientos y la ejecución pasiva de técnicas de yoga que el masajista instruye a la persona que recibe el masaje para que adopte.

Las manipulaciones se realizan con las manos, los dedos, los codos, las rodillas e incluso con los pies.

¿Cómo se realiza el Masaje Tailandés?


¿Qué beneficios debe aportar el masaje tailandés?

Según la tradición y según la filosofía que lo sustenta, el masaje tailandés, al actuar sobre los centros y canales energéticos presentes en el cuerpo, debe aportar beneficios tanto a nivel físico como mental.

De hecho, el reequilibrio de los flujos de energía correctos debería ayudar a la persona que recibe el masaje a encontrar un estado de bienestar total.

Sin embargo, desde un punto de vista puramente físico, el masaje tailandés debería traer los siguientes beneficios:

  • Promover la elasticidad muscular
  • Aumentar y promover la movilidad tanto muscular como articular
  • Promover la reactivación de la circulación sanguínea (en particular, venosa) y linfática
  • Contrarresta dolores articulares y musculares
  • Aumentar la velocidad de recuperación tras el rendimiento deportivo especialmente en aquellos deportistas que realizan actividades aeróbicas
  • Promover la eliminación de toxinas acumuladas en el organismo.

Finalmente, según algunos, el masaje tailandés también podría resultar útil para contrarrestar los trastornos del sueño y aliviar las tensiones emocionales.


Cuando no se debe hacer el masaje tailandés

Al igual que con cualquier otro tipo de masaje, incluso el masaje tailandés no debe practicarse en algunas situaciones. Más concretamente, el masaje tailandés no debe realizarse:

  • Si tienes trastornos y enfermedades de la piel (por ejemplo, infecciones de la piel)
  • En presencia de heridas, quemaduras o lesiones en la piel de cualquier tipo
  • En personas que padecen hipertensión arterial y/o padecen otras patologías cardiovasculares
  • En presencia de estados inflamatorios
  • En presencia de fracturas
  • En personas que sufren de hernia de hiato
  • En mujeres embarazadas.

En cualquier caso, si sufres dolencias o enfermedades de cualquier tipo, aunque no figuren en el listado anterior, siempre es una buena idea buscar la opinión preventiva de tu médico antes de someterte a sesiones de masaje tailandés.

Despierta tus sentidos y déjate llevar por un viaje fascinante hacia el corazón de la antigua tradición tailandesa con nuestro excepcional masaje tailandés.

Sumérgete en un mundo de maravillas terapéuticas mientras te transportamos a un remanso de serenidad y equilibrio.

4.9/5 - (64 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    5 × 4 =

    Uso de cookies

    Portal Masajes utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Más info

    ACEPTAR