Todo sobre el masaje - PORTAL MASAJES

Reformas y diseño en centros de belleza: consejos de expertos

Reformas y diseños en centros de belleza: consejos de expertos

Reformas de centros de belleza

Cada vez son más las personas que invierten en su salud, nutrición, deporte, tratamientos de belleza, etc. Por eso, quienes han dedicado su vida profesional al sector de belleza tienen hoy muy buenas perspectivas de emprender un negocio de éxito.

Por supuesto, para estar listo para recibir a sus clientes, todo centro de belleza debe estar reformado, diseñado y amueblado con estilo y personalidad, pero sin perder de vista la funcionalidad necesaria para optimizar su trabajo.

Los profesionales de la belleza saben muy bien que reformar un centro de belleza es muy diferente a reformar cualquier local o tienda. Ya que su misión es, de hecho, hacer que los clientes se sientan bien: los productos y artículos de un centro de belleza pasan a un segundo plano. En cambio, la actividad se centra realmente en los servicios, los tratamientos y el asesoramiento.

Por eso, acoger al cliente en un entorno cuidado, funcional y a su medida contribuye a generar éxito y atraer a nuevos clientes.


El diseño de un centro de belleza

El diseño de un centro de belleza representa la totalidad de las fases de planificación de la estructura y es el momento en el que se decide el uso de las salas. En esta fase también empieza a materializarse la elección del estilo, el mobiliario y los colores.

Según, Reformas Excelent, empresa de reformas en Madrid, explica que durante este periodo se define la distribución de las salas y los pasillos, de acuerdo con el plano y respetando, por supuesto, las distintas normativas vigentes.

Posteriormente, se completarán las obras de los sistemas de las distintas zonas y se prepararán los planos técnicos, que se presentarán con la documentación pertinente para el desarrollo de la obra.

Para empezar a decorar, hay que empezar primero por lo básico y luego por el suelo. Una sugerencia siempre válida es optar por colores suaves y neutros, como el gris o el beige claro/oscuro, en coordinación con los zócalos, que debe garantizar esa «continuidad cromática» capaz de dar una agradable sensación de amplitud. También hay que tener en cuenta que los suelos en colores neutros son mucho más prácticos y mantienen un aspecto limpio y ordenado durante más tiempo.

En cuanto a las paredes, la principal sugerencia es pintarlas con una pintura lavable y transpirable. En general, cuando se trata de centros de belleza y bienestar, se prefiere crear un ambiente relajante y armonioso. Por este motivo, a menudo no aconsejamos utilizar pintura con purpurina y cualquier otro toque extravagante con el que decorar la pared. Las palabras clave son neutralidad y sencillez.

Por último, pero no menos importante: las puertas. También deben encarnar el concepto de esencialidad y minimalismo. Lo importante es elegir puertas de cristal monocromáticas, lisas o semitransparentes para garantizar la intimidad adecuada. Mejor aún si son deslizantes, reducen el ruido y aislantes.

El diseño de un centro de belleza


¿Cómo amueblar un centro de belleza?

Una vez definidos estos aspectos, es hora de pensar en el mobiliario propiamente dicho. Se trata de una elección capaz de influir en la imagen del centro de belleza y en la forma de moverse dentro de él. Por eso merece una reflexión muy detenida y el asesoramiento de profesionales especializados en el sector.

El diseño de centros de estética suele empezar por la definición del presupuesto: las soluciones pueden ser diferentes, pero conviene saber que incluso los presupuestos pequeños, si se optimizan, pueden dar vida a un centro de estética cuidado y funcional.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta para amueblar con éxito un centro de belleza es el estilo. El secreto, en esta fase, es hacer una elección clara y seguir en todos los aspectos del mobiliario para dar una personalidad coherente a tu espacio de trabajo. El deseo de especializarte en las técnicas del bienestar oriental, más que en las últimas tecnologías de belleza, también se reflejará en el estilo del mobiliario.

Teniendo esto en cuenta, es importante tener en cuenta algunas piedras angulares que se aplican sea cual sea el estilo elegido:

  • Limitar los muebles: Para recibir a los clientes en un ambiente elegante, evita llenar todos los espacios libres con muebles. Mejor mantener un estilo minimalista y esencial.
  • Elige bien la paleta de colores: Los colores vivos tienden a cansar más rápidamente y no favorecen la relajación. Es mejor optar por tonos neutros.
  • Favorece los materiales naturales: La madera es capaz de transmitir sensaciones de tranquilidad porque es un recuerdo directo de la naturaleza, el bienestar y la armonía con el entorno. Utilizarlo para dar a tu centro de belleza un estilo relajante es un acierto.

Reformar y diseño de la recepción

Situada generalmente en la entrada, la recepción es el centro de coordinación de todo centro de belleza y, por lo tanto, también debe estar equipada como zona administrativa, de reservas y, por último, pero no por ello menos importante, como escaparate para la venta de productos.

Las tendencias de mobiliario en este espacio, también en el ámbito estético, tienden a favorecer la linealidad y la modernidad. Puede combinarse con vitrinas a juego, perfectas para exponer productos. Una idea interesante, para caracterizar aún más la zona de recepción, podría ser aprovechar las luces LED para crear un marco luminoso de gran efecto escenográfico, sin dejar de ser ligero a la vista.

La recepción de un centro de belleza o spa también incluye una pequeña sala de espera. Para que incluso este momento se convierta en una experiencia relajante, es necesario instalar una cómoda zona de estar, compuesta por acogedores sillones de tela suave y mesas de centro para colocar revistas.

 


Cabinas de belleza

El mobiliario de las cabinas es la parte más importante de un centro de belleza. Aquí es donde se llega al corazón del servicio y todo el mobiliario debe contribuir a dejar en el cliente un recuerdo positivo de la experiencia y el deseo de volver.

En estas salas, el protagonismo lo tienen sin duda las cabinas de masaje. El diseño, en este caso, es decisivo y afecta al aspecto estético de todo el entorno. No menos importante es la calidad: sometida a esfuerzos durante muchas horas al día, debe seguir garantizando la comodidad del cliente y durar mucho tiempo.

En cambio, lo que afecta a la comodidad del masajista es el taburete desde el que opera. A la hora de elegir entre varios modelos, lo mejor es preferir uno de madera, equipado con acolchado de calidad y con ruedas giratorias y silenciosas.

Además de la sala, conviene prever una superficie de trabajo o un mueble de almacenamiento con superficie de trabajo integrada, capaz de albergar los productos de tratamiento y las herramientas del oficio.

4.8/5 - (21 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    uno × 1 =

    Uso de cookies

    Portal Masajes utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Más info

    ACEPTAR